Loading Icon Black

Pedalear y planear en Italia: el Tour de los Volcanes

January 18, 2016

Tobi Böck, Jochen Schweizer y Felix Wölk están pedaleando a través de Italia para volar en los volcanes más activos de Europa. Felix nos lo cuenta:
La idea: una aventura de parapente ecoamigable, sin aviones, sin teleféricos, sin coches. Tan solo nuestras piernas y térmicas. Bueno, a veces un barco para cruzar el mar. Nuestro equipaje: tiendas, sacos de dormir, una mochila pesada de equipo fotográfico y 3 Ultralights con sillas OZO y F*Lite. Comenzamos con bicis de carretera desde nuestras casas en Baviera, Alemania, para escapar del inminente invierno alemán en dirección sur.

Nuestra meta: pedalear a través de toda Italia para subir a los volcanes más activos de Europa y volar desde ellos (el Vesubio, el Stromboli y el Etna). Comienzo: 12 de noviembre. El Vesubio, cerca de Nápoles fue una especie de calentamiento, aunque tuvimos que pasar la noche en el cráter para volar desde él. Una fuerte brisa del norte nos puso por encima del rugiente cráter del Stromboli, que se mantiene permanentemente activo. Desde arriba tiene un aspecto infernal. A comienzos de diciembre llegamos a Sicilia, momento en el que el Etna (3352 metros) mostró durante más de dos semanas una actividad intensa. Subirlo estaba prohibido, pero lo hicimos igualmente, y despegamos desde el borde de su cráter principal. Los 30 minutos de planeo fueron un vuelo fantástico sobre un surrealista paisaje de intenso color negro. Llevábamos aterrizados 5 minutos cuando esa enorme montaña volvió a entrar en erupción. Una torre negra de humo espeso se levantó hacia el cielo. Justo desde el cráter del que habíamos despegado. No pudimos hacer otra cosa que contemplar boquiabiertos ese enorme «algo» que parecía salir directamente del infierno… Y debo admitir que la idea de haber estado ahí arriba media hora antes me dejó un poco inquieto. Dejamos de hablar y de hacer chistes. En ese momento, nuestra fiesta por haber tenido éxito con el proyecto se transformó en humilde silencio.

-Felix Wölk

Echa un vistazo a las fotos y al relato en INSTAGRAM.