Loading Icon Black

¡Completada la aventura de las X-Rockies!

julio 1, 2014

Thomas Punty y Nelson de Freyman acaban de completar una sorprendente aventura de vuelo vivac a lo largo de todas las Rocosas, desde lo más profundo de Canadá hasta la frontera con México. Durante 4 meses, el duo viajó únicamente a pie, con esquís o con parapente (Alpina 2). Les damos nuestra más sincera enhorabuena por uno de los vuelos vivac más largos (¿el más largo?) y sobre terreno más salvaje de la historia del deporte.

Thomas y Nelson nos cuentan:

“La X-Rockies, una aventura de vuelo vivac a lo largo de 1500 millas por las Montañas Rocosas, está tocando a su fin. Acabamos de llegar a la frontera con México en El Paso, Texas. Hemos estado esperando y soñando con este momento durante mucho tiempo. Cuando comenzamos nuestra aventura el 10 de marzo en la Columbia británica en Canadá, entramos en terreno desconocido para nosotros. Volar en las Rocosas para franceses de los Alpes, como nosotros, es una especie de gran shock por lo distintas que son las condiciones y el terreno.

En vuelo vivac la vela tiene que tener altas prestaciones, pero ser segura. La Alpina 2 demostró ser la herramienta perfecta para este tipo de viaje. Rápida en condiciones fuertes, su solidez fue un auténtico punto fuerte cuando, tras largas jornadas de caminata, estábamos cansados. El éxito de las X-Rockies tiene que ver con el material que llevamos, pero también con las personas que nos ayudaron y animaron a lo largo del camino.
Es gracias al compromiso universal que compartimos con todos los pilotos por lo que hemos logrado atravesar esa inmensidad. Nos gustaría agradecer a toda la gente que, en la carretera, nos ayudó a encontrar la mejor ruta. Por ejemplo, aunque nuestro plan original era atravesar Colorado, Nick Greece, piloto del equipo Ozone, nos aconsejó una ruta con menos nieve por el desierto de Utah.
Ante todo, el vuelo vivac tiene que ver más con compartir que con el rendimiento o el número de kilómetros. Esperamos que, gracias al X-Rockies, hayamos despertado en otros pilotos el deseo de descubrir sus rutas con sus velas a la espalda.

¡Hasta pronto! Thomas & Nelson”