Loading Icon Black

La aventura chilena de Emilia

February 15, 2013

Después de haber viajado 3 meses con Mathieu Rouanet en Perú, Chile y Bolivia en 2009, echaba mucho de menos América del Sur, sus países, su ambiente, sus gentes. Me alegró mucho recibir una invitación de Francisco Fluxá, el distribuidor de Ozone / PAP en Chile  (www.flxparapente.cl) para que hiciera una exhibición de paramotor en Santiago durante la Feria Pro Tiempo Libre, un gran evento de deportes al aire libre que se celebra al comienzo del otoño. Pero aparte de la Feria y la exhibición, no tenía el más mínimo plan sobre lo que hacer en Chile y… así es como comenzaron mis 3 meses de aventura chilena…
Feria Pro fue un gran evento organizado por la ciudad de Santiago para promocionar los deportes al aire libre. El parapente y el paramotor estuvieron representados por Francisco Fluxá y por pilotos locales de Santiago. Francisco y yo hicimos una exhibición de paramotor sobre Santiago volando con la Slalom 19 y la Speedster 19. Aquí podéis ver un vídeo: https://vimeo.com/55070059

Viajo mucho por todo el mundo con mi paramotor y debo admitir que la cálida acogida que recibí en Chile fue maravillosa y completamente inesperada. Nada más llegar, tuve algún problema con mi equipaje (no me llegó el paramotor completo), pero todo se resolvió y organizó en pocos días. Recibí invitaciones de pilotos locales para visitar muchos lugares de Chile y Argentina y volar en paramotor con pilotos de allí. Visité todas las zonas cercanas a Santiago, como Colina, Vizcachas y Maintencillo. También tuve la ocasión de volar con Elke Reinarz en Puerto Montt, la única piloto de paramotor que hay en Chile. La casa de Elke está sobre la hermosa bahía de Coihuin y lo pasamos muy bien volando juntas varias semanas.

Aquí tenéis un vídeo volando con Elke Reinarz en Puerto Montt: http://youtu.be/ofurHwBUpc4

Otro evento, esta vez en Lincanray, tuvo lugar en un lago rodeado de volcanes. Llegaron muchos pilotos de paramotor de Santiago y Temuco. Fue la reunión más numerosa de pilotos chilenos de paramotor habida en Chile hasta la fecha, el tiempo fue magnífico y disfrutamos de muchas horas de vuelo juntos. El mejor regalo como mi última actividad en Chile fue un vuelo vespertino al hermoso volcán Villarrica. Lo tardío de la hora y la falta de potencia del motor a elevada altitud no me permitió subir hasta la cumbre, pero me quedé apenas 200 metros más abajo (el Villarrica tiene 2.847 metros). Aterrizando cuando ya había oscurecido en lugar donde estaba acampada, pensé: «la próxima vez será». Al menos, ya tengo una buena excusa para regresar a Chile.”

Quiero agradecer a todos mis amigos chilenos su ayuda y el tiempo que hemos compartido. Nos vemos el año que viene. ¡Sois fantásticos!