Loading Icon Black

NUESTRO AMIGO JOHN SILVESTER

En Ozone nos entristece informar de que nuestro amigo John Silvester, maestro del vuelo vivac y pionero del parapente en el Himalaya, nos dejó el pasado domingo tras sufrir un ataque al corazón. Buen amigo de los fundadores de Ozone, Mike Cavanagh y Rob Whittall, John era un aventurero del aire, único en su especie que difundió una increíble cantidad de amor y positividad a través de nuestro deporte que llegó al parapente desde el mundo de la escalada en la década de 1990. La pasión de John por el vuelo en grandes montañas, y por compartirlo con los demás, no disminuyó, y su empresa Himalayan Sky Safaris sigue viva a través de sus socios Jim Mallinson y Eddie Colfox. Les damos la palabra:

John fue un pionero no sólo del vuelo vivac en parapente sino también de muchas rutas de escalada en Gales, los Alpes y el Karakorum de Pakistán. Fue un padre cariñoso para Dru y Molly, y compañero de su madre, Nicky. Y fue un amigo maravilloso, adorado por todos los que tuvimos la suerte de conocerlo.

Eddie:

Conocí a John en los Nacionales Británicos de parapente de 1994. Yo era un simple piloto novato que había conseguido una plaza discrecional en la competición. Fue muy amable, simpático e informativo. No lo hice mal. Él ganó. Ya había batido el récord europeo de distancia y había sido un miembro clave de muchos equipos británicos de parapente con éxito, y era piloto oficial de Gin cuando Gin dirigía Edel.

Seguimos en contacto, quedando para algún día de vuelo en Snowdonia y viéndonos en los nacionales. Luego, en 2000, fuimos juntos a Hunza por primera vez. Él me introdujo en el vuelo en grandes montañas propiamente dicho. Y así, el Himalaya se convirtió en mi lugar de invierno durante los siguientes 20 años. John fue mi compañero de vuelo y mi profesor, yo su alumno; él, el maestro, siempre se las arreglaba para encontrar los mejores trazados, llegar más lejos, hacerlo de manera más profesional. Nos divertíamos mucho y él siempre ganaba, incluso al puto backgammon. Pero yo podía caminar un poco más deprisa que él. Se quejaba un poco de sus tobillos que parecían destrozados a consecuencia de sus gestas como escalador. Una vez dijo que se había aficionado a la escalada porque era una forma de mantener la intimidad con las montañas sin tener que caminar sobre ellas.

Jim:

Poco después de aprender a volar, me quedé boquiabierto cuando leí que John y Bob Drury habían hecho una travesía en vuelo vivac de 500 km por el Himalaya en 1997. No tenía ni idea de que se pudiera hacer algo así en parapente, y ellos lo habían hecho en el lugar del mundo que más me gusta. Los busqué a ambos y rápidamente me hice muy amigo de Bob, pero John fue más esquivo. Se había retirado de la escena de la competición justo cuando yo me metí en ella. Nos cruzamos unas cuantas veces y seguí sintiendo admiración por él. Eso nunca cambió realmente, pero llegué a conocerle mucho mejor cuando, para mi sorpresa y deleite, aceptó la invitación de Eddie para unirse a nosotros realizando viajes guiados de vuelo vivac desde Bir. Esos viajes fueron algunos de los mejores momentos de mi vida. Resultaba difícil explicar a nuestros clientes lo privilegiados que eran por volar con John. Nos asegurábamos de dejar suficiente tiempo entre los viajes guiados para llevar a cabo nuestras propias aventuras y, gracias a John, hice cosas que nunca había soñado. 

John, Eddie y yo nos quedábamos juntos en mi casita de Bir. Bueno, John no se quedaba en ella, sino que acampaba bajo una mosquitera en el porche, donde pasábamos largas tardes jugando al backgammon, planeando, charlando y riendo. ¡Ah, esa voz y esa risa chillonas! No puedo creer que nunca más vaya a oirlas.

Eddie:

A pesar de ganar siempre, John era modesto. Cuando trabajé con él en Himalayan Sky Safaris, fue siempre muy generoso conmigo y con mis capacidades. Teníamos que orientarle hacia los mejores clientes, ya que era intimidante para la mayoría. Cada momento se vivía al máximo y cada día era una tarea obligatoria: genial para gente como Gavin Mcclurg, pero para otros quizá un poco intimidatorio.

John era reconocido a menudo incluso en Asia. No sólo en los sitios de vuelo. Podía ser en una parada de autobús al azar o caminando por la calle. Le preguntaban por sus películas y le ofrecían servilletas para que les diera un autógrafo. Siempre dedicaba tiempo a la gente.

John era un artista, en el sentido de que su vida era una obra de arte. Se esforzaba por hacerlo todo perfectamente y a su manera. Se cansó del juego de números del parapente y lo llevó a la pureza de la escalada, buscando nuevas líneas, sin apoyo, vías de varios días, desarrollando el paraalpinismo. Compartió estas aventuras con el mundo a través de las películas que él y Alun Hughes realizaron, Nowhere to the Middle of Nowhere y Birdman of the Karakorum. También era un artista en su casa, con las constantes construcciones y mejoras que hacía con materiales que encontraba a mano y que encajaban perfectamente. Aquí no había competición alguna, ya que el tiempo no parecía ser importante, sólo la forma y la función.

Jim:

John era un piloto genial. El mejor con el que he volado en montaña. Su habilidad para “ordeñar” las condiciones, como él lo llamaba, surfeando crestas cerca de los árboles durante kilómetros y kilómetros sin girar nunca dejó de asombrarme y enfurecerme mientras yo trataba en vano de igualarlo. “Piernas de helio”, le llamaba Eddie. Su comprensión de lo que era posible, y su capacidad para hacerlo, eran insuperables. Tenía una forma de ver las cosas que te hacía contemplarlas bajo una luz completamente nueva. Y eso no se aplicaba sólo al vuelo. John era un rebelde, nunca dispuesto a aceptar la sabiduría recibida. Pasar tiempo con él te hacía replantearte las cosas, darles la vuelta, sacudirlas y reorganizarlas en algo nuevo. Era una fuerza silenciosa pero imparable. Nunca supe de sus problemas de salud crónicos y ahora que me he enterado, me impresiona aún más su estoicismo. John era un ser humano verdaderamente único que no podría haber sacado más provecho de lo que se le dio en el tiempo, demasiado corto, de su paso por este mundo.

Eddie:

Aunque se publicaron muchos artículos sobre él y se hicieron películas, rechazó muchas ofertas para poder pasar tiempo con su familia y la comunidad de Llanberis en la región galesa de Snowdonia, su hogar adoptivo. Una vez, al hablar de problemas médicos preexistentes (quizá porque había observado su consumo de whisky de malta, que adoraba, iba reduciéndose), salió a relucir que no sólo tenía los tobillos jodidos, sino también los riñones. Uno funcionaba al cincuenta por ciento y el otro apenas.

Cuando me enteré a principios de este mes de que John no había visto a un compañero porque estaba un poco enfermo, me puse en contacto con él. Tardé un par de días. John me dijo que había tenido un ataque al corazón y que no me preocupara, que estaba bien, que estaba bien hecho para una vida perezosa y que su corazón había sido débil desde que nació, información importante que prefería ocultar a sus compañero de vuelo de aventuras.

Es una pérdida muy triste, pero ha sido un privilegio conocer a un ser tan amable e inspirador, con un corazón espiritual mucho más fuerte que el físico.

EN LA IMAGEN: Compartiendo uno de los muchos fuegos en algún lugar del Himalaya.

(De izquierda a derecha) Jim Mallison, John Silvester, Eddie Colfox y Dean Crosby.

OZONE DA LA BIENVENIDA A NUESTRO EQUIPO A BENOÎT OUTTERS.

Benoît es un joven y dinámico piloto francés que se ha zambullido en las aventuras de vuelo vivac, carreras de ultra-trail y alpinismo más desafiantes. Comenzó a volar en 2013 y ya ha tomado parte en dos ediciones de la Red Bull X-Alps: la de 2017 en la que acabó segundo, y la de 2019 en la que logró el tercer puesto.

En 2015 atravesó los Alpes de Nueva Zelanda junto a Antoine Girard, y desde entonces ha sumado numerosas aventuras de vuelo vivac a su historial. Atentos a más noticias de sus aventuras.

¡BIENVENIDO A OZONE, HORACIO LLORENS!

Pionero de la acrobacia, pentacampeón del mundo de esta modalidad y aventurero global, Horacio Llorens ya forma parte de la familia Ozone. Nos enorgullece anunciar esta nueva colaboración y estamos deseando ayudar a Horacio en sus siempre creativos proyectos.

Horacio comenzó a volar a los 14 años, bajo la tutela de su tío Félix y sus primos Raúl y Félix Rodríguez. Juntos crearon el SAT (Safety Acro Team), un equipo que viajaría por todo el mundo y cambiaría la historia del parapente.

Llevamos muchos años admirando las creativas aventuras de Horacio, y estamos encantados de ayudarle a que continúe explorando los cielos. Horacio volará toda la gama de Ozone, pero sus primeros proyectos los hará con las Session, Zeolite y Delta 4.

Saludos de todo el equipo Ozone.

Sigue a Horacio en Instagram y Facebook