Loading Icon Black

ALARD GANA EL ICARUS TROPHY 2018 en AFRICA

August 7, 2018

El Icarus Trophy es conocido por considerarse la carrera más dura de paramotor que existe, en la que los pilotos vuelan grandes distancias sin apoyo externo. Es una aventura aérea de cerca de 1600 kilómetros en la que se sobrevuelan algunas de las zonas más desafiantes del planeta.

Este año, la distancia a volar en el Icarus Trophy fue de unos 1200 kilómetros, e incluía cruzar dos fronteras internacionales: de Sudáfrica a Botswana y de Botswana a Zimbabue. La carrera comenzó justo al norte de Johannesburg y concluyó en las Cataratas Vic de Zimbabue.

El piloto sudafricano Alard Hufner fue el vencedor, volando una Speedster 28.

Alan nos lo cuenta: «¡Me lo pasé genial! ¡Qué aventura tan divertida! Como la prueba tuvo lugar en invierno, las condiciones de vuelo fueron bastante buenas. Mañanas frescas y condiciones manejables durante el día.

El momento en el que más miedo pasamos fue cuando Sebastian y yo nos encontrábamos en una remota carretera de Zimbabue, trabajando en su paramotor, al que se le había roto el cable del acelerador, y aparecieron 2 leones en la carretera, a 50 metros de nosotros. Nos las apañamos para ponernos a salvo subiéndonos en un camión que pasaba por allí.

El día que más volamos hicimos un poco más de 500 km, de los que 240 km los hice en un solo vuelo. Volé una Ozone Speedster 28 con un paramotor Parajet Zenith Polini Thor 200».

El compañero de Alard y también piloto de Ozone Basjan van Heerden volvó una Sirocco 2 26, y nos comenta lo siguiente: «¡El Icarus fue una locura! Yo iba en cabeza el último día, pero por desgracia se me rompió la palanca del acelerador cuando apenas me quedaban 40 kilómetros para la línea de meta. Quedé cuarto. La Sirocco 2 se comportó fantásticamente. Hice un vuelo de 6 horas y 301 kilómetros del tirón, estuve 3 horas encontrándome unas térmicas enormes de hasta 12 metros por segundo ¡sin tener plegadas grandes!».

Parece que el Icarus Trophy 2018 en África fue sin duda una aventura épica. ¡El año que viene, a Brasil!
Saludos de todo el equipo Ozone .