Loading Icon Black

Dos Philippes se ponen bien altos en Asia central

septiembre 23, 2008

Philippe Nodet y Philippe Arn estuvieron hace poco en Asia central, donde se pusieron bien altos sobre un terreno nuevo.
Con su Magnum, Philippe Nodet partió a otra sorprendente aventura de vuelo vivac, lo cual ya se ha convertido en una tradición anual para él… En esta ocasión el lugar elegido fue Tajikistán. Le damos la palabra a Phil:

Acabamos de volver del Pamir de Tajikistán… ¡enteros y completamente felices! Mi amigo y yo hemos completado una aventura de 500 km en vuelo vivac a través de las cordilleras de Fann y Turkistán, Pamir Alai y el alto Pamir ( a lo largo de las fronteras de Uzbekistán, Kirgistán y Afganistán). Nuestro vuelo acabó a menos de 200 km del final del Pamir debido a un aterrizaje final peligroso: una térmica furiosa nos lanzó contra un bloque y mi amigo se lesionó una pierna.
Ha sido algo tan fantástico y a la vez tan difícil que resulta difícil relatar esta última gran aventura. La primera semana la pasamos caminando a través de un profundo cañón, sobre glaciares y por un valle remoto y ventoso. Estuvimos a punto de tirar la toalla… Pero la segunda semana fue increíble y logramos ponernos altísimos y hacer vuelos de gran distancia: 130 km, 120 km, 80 km… y siempre entre 5.500 y 6.200 metros de altitud. Pamir, en Pjikistán, es sin duda otra de las increíbles regiones del Karakórum. Por último, es difícil plasmar en palabras lo encantadora que son las gentes de Tajikistán. Sin su hospitalidad nada hubiera sido posible. Y no diré nada de las mujeres… ¡aparte de que en ese país son hermosas y mágicas!

Mientras tanto, de vuelta en Kazajastán, Philippe Arn estaba arrasando en el campeonato de Asia central y en el Open de Kazajastán, competiciones en las que quedó en primer lugar con su Mantra M2. ¡Bien hecho Philippe! Aunque Phil pase la mayor parte de su tiempo pilotando un escritorio en el Oberland bernés de los Alpes suizos centrales como parte de la distribución de Ozone en Suiza (www.birdwing.ch) queda claro que ¡no se le ha olvidado volar distancia! Philippe pasó tres semanas empapándose de cultura kazaja y visitando zonas con los pilotos locales.
Enhorabuena a ambos Philippe por sus magníficas aventuras en lugares remotos (que son las mejores).

¡Saludos de todo el equipo y que disfrutéis de vuestras exploraciones!