Loading Icon Black

Equipo X-Rid’Air: 1001 kilómetros alpinos

September 10, 2008

El equipo X Rid’Air ataca de nuevo: Vuelo vivac para hacer 1001 kilómetros alpinos. Alex Jofresa, Martin Bonis y Fred Pieri, tres pilotos jóvenes de los Alpes franceses (los tres tienen 20 años) han completado en 2008 otra asombrosa aventura de vuelo vivac. Si en 2007 el trío voló durante varias semanas con velas Geo II sobre la cordillera Tien Sien en el Kirgistán, este año, Alex, Martin y Fred prefirieron quedarse algo más cerca de casa y atravesar los Alpes en su integridad, comenzando en Eslovenia y atravesando Austria, Italia, Suiza y Francia en 37 días de vuelo vivac.En esta ocasión el equipo eligió velas Addict 2 para su larga travesía. Ellos mismos nos la cuentan:

Acabamos de terminar nuestro periplo «1001 kilómetros alpinos». Treinta y siete días de extraordinario vuelo vivac en todos los elementos. Ha sido un viaje inolvidable.

De los vuelos podemos destacar que al comienzo logramos salir de Eslovenia en un sólo vuelo de distancia. También hemos hecho vuelos increíbles en los valles de Austria y pegados a los glaciares suizos, con el Eiger, el Cervino, el glaciar de Aletsch o el nacimiento del Ródano como telón de fondo. Luego vinieron las térmicas de las agujas rojas del macizo del Mont Blanc y para terminar los Alpes del sur, donde volamos algunos días a más de 4.000 metros, con un techo de 4.130 cerca de los Ecrins, preciosa cumbre que queda cerca de Briançon, en Francia.

A pie, tuvimos que subir montañas de 3.000 metros para llegar al sur de Austria, caminamos bajo una ola de calor cerca ya del Mediterráneo y recorrimos sendas preciosas a través de los bosques eslovenos y de los pastos de los Alpes del norte.

No resultó fácil y todos los días se nos presentaban nuevos retos y problemas a resolver. La aventura era de envergadura y nuestro grupo se cohesionó aún más, pues nos apoyamos unos a otros en los momentos más duros y resolvimos los inconvenientes con una sonrisa o una broma.

Y la gente que encontramos fue encantadora. A menudo resulta difícil dejar atrás nuevos amigos sin que se nos parta el corazón. Siempre nos sorprendió y encantó la cálida acogida que nos dieron allá por donde pasáramos.
Por último, esta cordillera de los Alpes, que creíamos conocer bien, nos sorprendió con su esplendor y diversidad. Está claro que tras una aventura como ésta los tres estamos soñando con descubrir otras cordilleras de la misma manera…

¡Hasta la próxima!

El equipo X Rid’Air:

Fred, Jojo y Martin