Loading Icon Black

PWC-SOPOT, BULGARIA

septiembre 2, 2018

La semana comenzó con una meteorología extremadamente pesimista. Sin embargo, gracias a la excelente manera en la que se interpretaron las predicciones, se pudieron volar 6 excelentes y sorprendentes mangas, con más de 100 kilómetros de media por manga.

La palabra de esta competición fue «convergencia», que hizo que cada día fuera técnicamente interesante con múltiples opciones de elección de líneas para volar la manga.

Se volaron algunas de las mangas más innovadoras que se hayan visto nunca en pruebas de la Copa del Mundo. La cuarta manga, un día que en opinión de muchos debería haber sido cancelada, acababa en una sección final de círculos concéntricos que fue muy emocionante, pues al final del tramo de velocidad llegaban pilotos desde todas direcciones. La clasificación en esa manga fue tan apretada que ¡hubo tres ganadores de la misma!

El último día fue de los de morderse las uñas de emoción, y en el que, una vez más, se podía elegir entre volar por el llano siguiendo la línea de la prueba para pillar los puntos de ir en cabeza, o volar por las montañas, que era más largo, pero más rápido.

La pugna por el primer puesto estaba entre tres pilotos, los tres volando Enzo 3: Gleb Sukhotskiy, que encabezaba la general al comienzo de la última manga, Jurij Vidic, vencedor de la prueba anterior de esta Copa del Mundo, celebrada en Gemona, Italia, y la emergente estrella brasileña Rafael De Moraes Barros.

Al final, fue Gleb Sukhtskiy quien se llevó el gato al agua.

Méryl Delferriere, también con Enzo 3, fue la primera mujer todos los días y ganó con más de 400 puntos de margen respecto a la segunda, y acabó décima de la general absoluta. El Equipo Ozone fue el vencedor por equipos.

Sopot será recordado como la Copa del Mundo en la que no hubo dos mangas iguales, y hubo 8 ganadores de manga aunque únicamente se volaran 6, de los que sólo 2 habían ganado antes una manga.

Para ver los resultados completos haz clic aquí

Enhorabuena y saludos de todo el equipo Ozone.

Texto y fotos cortesía de PWCA.org