Loading Icon Black

IRÉ A ATERRIZAR A TU CASA

febrero 6, 2018

El concepto era simple: atravesar por completo los Alpes volando en solitario, e ir a bañarse al mar Adriático. Siguiendo los pasos de Didier Favre, Antoine Boisselier se embarcó en una gran aventura de vuelo vivac alpino, con el objetivo de compartir su experiencia con la mayor cantidad posible de la gente que habita en las montañas por las que iría pasando. La idea que tuvo Antoine para este vuelo vivac era dejarse llevar por el viento, alternando entre caminatas por montaña y largos vuelos de distancia, pero su intención principal es que fuera una aventura humana hecha a base de encuentros. Se basó en confiar en los lugareños para conseguir alimento y cobijo, pero lograr ayuda de extraños no fue siempre fácil, y los 750 kilómetros de trayecto que hay desde St Hilaire du Touvet, en Francia, hasta el mar Adriático le presentaron abundantes retos.
Si quieres saber más sobre la aventura de Antoine haz clic aquí.